Cuatro zonas que en los noventa no serían tu primera opción de renta y en las que hoy todos desean vivir

Cuatro zonas que en los noventa no serían tu primera opción de renta y en las que hoy todos desean vivir

En las últimas décadas, la CDMX ha pasado por varios cambios que resultan en el resurgimiento y la llegada de nuevos barrios de moda; estos son los cuatro principales

Quizás sea difícil imaginar una época en la que la colonia Roma no estaba entre las primeras opciones para vivir en la Ciudad de México. Y es que a partir de la década de los noventa, el panorama cambió drásticamente y las zonas que hoy tienen mayor demanda, antes tenían un rostro completamente diferente.

De acuerdo con algunos análisis, en 1990 las rentas descendieron a sólo 30.5% de la proporción de vivienda y tres cuartas partes se localizaba fuera de la ciudad. Para el año 2000, comenzó a verse un cambio y las personas regresaron a las áreas intermedias entre el centro y la periferia. Hoy hay un boom de popularidad dentro de las zonas céntricas de la CDMX, según reflejan las tendencias de búsqueda de Roomgo, la comunidad de flatsharing más grande en línea

“Metrópolis como la CDMX están siempre en constante cambio. En las dos últimas décadas esto ha sido muy claro, pues varias colonias han cambiado por completo y, de ser rincones poco buscados, hoy encabezan la lista de espacios ideales para las nuevas generaciones”, opinó Catalina Undurraga, country manager para México de Roomgo.

En este sentido, el portal realizó una selección de las cuatro áreas que mejor han reflejado la evolución de las zonas de la ciudad.

Roma e Hipódromo-Condesa

Antes de su reciente resurgimiento como uno de los polos culturales y de moda, hubo una época en la que varios habitantes migraron hacia el poniente y otras zonas que no fueron tan gravemente afectadas por el sismo del 19 de septiembre de 1985. El resultado fue una devaluación de sus inmuebles y, por ende, en sus rentas. En los últimos años, a pesar de los sismos recientes, el gusto por estos barrios se ha reforzado y se ha convertido en las colonias más buscadas por los habitantes de la CDMX, de acuerdo con reportes de Roomgo.

Granada

En los noventa aún era conocido como un área de naves industriales, a pesar de su cercanía al exclusivo barrio de Polanco. Además de ser cruzada por las vías del tren, en esta colonia se encontraban importantes plantas como la de Chrysler (cerrada en 2002) y General Motors (que cerró en 1995).

Actualmente tiene un rostro más moderno, con edificios donde tiene sus cuarteles importantes empresas internacionales, además de centros comerciales y museos vanguardistas. Esto lo convierte en una zona idílica para los capitalinos que buscan un balance entre trabajo y ocio. Según un reporte la Secretaría de Desarrollo Urbano del DF (Seduvi), en los siguientes años podrían llegar 12 mil 470 nuevos habitantes.

Juárez

Al igual que otras colonias surgidas durante el porfiriato, sus calles no están exentas de estar repletas de palacios y fachadas que resaltan por su arquitectura, los cuales pueden observarse desde su rincón más cercano al Centro Histórico, hasta la Zona Rosa.

Después de años de esplendor a mediados del siglo XX y a pesar de ser un lugar icónico por ser un área de tolerancia y bienvenida para la comunidad LGBT, durante los noventa sus niveles de actividad delictiva aumentaron, causando estragos en su popularidad turística. Desde entonces y gracias a renovaciones, ha ido recuperando su estatus y hoy es hogar para la comunidad coreana en México, haciéndolo un barrio aún más diverso.  Según los censos de INEGI, la colonia reporta aumentos en sus habitantes, pasando de 9 mil 499 habitante en el año 2000, hasta 10 mil 184 en 2010.

Colonia San Rafael

Su historia también tiene su origen en la época del porfiriato; la prueba son las casonas antiguas que coronan sus calles. Los estragos del terremoto de 1985, así como el lado B del desarrollo urbano, fueron cambiando la esencia de este rincón que fuera uno de los bastiones de la época dorada del teatro en la Ciudad de México. El abandono y deterioro de sus edificios, entre ellos el Cine Ópera, cambiaron su ambiente ecléctico y artístico, convirtiéndose una zona poco iluminada y solitaria. Gracias al rescate de ciertos espacios, vuelve a ser una alternativa para los capitalinos que ven una gran ventaja en su centricidad y fácil acceso, de hecho, a partir del año 2000, un reporte de la administración local detectó un aumento de 10% en su volumen de habitantes.

Javier Soto Account Manager at Another Company
Selene Torres Jr. Account Executive at Another Company